Cuenta atrás

Historia


La Antigua e Ilustre Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores y Cristo del Buen Morir se fundó en el siglo XV.  
La ermita de la Soledad fue construida en el año 1649 y reconstruida en los años 1983 a 1985. Popularmente es conocido que en tiempos de guerra esta ermita fue utilizada como cárcel por parte de las milicias. Al terminar la misma, se adecentó colocando un pavimento nuevo. En octubre del año 2000, y siendo presidente don Francisco Comino Galey, se acomete la reforma de la solería de la ermita y la restauración de las escaleras del camarín.

La talla actual de Nuestra Señora de los Dolores fue realizada por el escultor valenciano don José Romero Tena, ya que la anterior imagen se quemó durante la Guerra Civil Española, al igual que el manto que lucía por aquellos entonces. De este manto sólo se pudieron salvar algunos bordados que fueron restaurados por las hermanas de clausura de Jaén y con los que pudieron confeccionar el manto que lucía hasta el año 2009 esta venerada imagen.

Antigua Imagen de Ntra. Sra. de los Dolores
Actual Imagen de Ntra. Sra. de los Dolores

















En el año 2010 estrena nuevo manto de las mismas dimensiones que el anterior. La Virgen fue donada por los hermanos Luis y Zocueca Rusillo Medina en el año 1942, siendo éste el primer año que procesionó por las calles de Bailén en el traslado del domicilio de los hermanos Rusillo Medina, en la calle Silera, a la Parroquia de La Encarnación.
El Saludo comenzó a celebrarse de nuevo en el año 1944, y a partir de ese año la Virgen procesionaría ese día, Jueves Santo, Viernes Santo por la mañana, en la procesión general y en la procesión de la Soledad. El paso de la Virgen fue el primero de la localidad en incorporar una cuadrilla de costaleros, formándose ésta en los años ochenta. A partir del año 1985 la Virgen procesiona con su palio ya que hasta ese momento lo hacía sin él. 


Según el libro de actas, el 21 de abril de 1989, reunida la Junta de Gobierno y presidiendo la misma D. Juan José Alcalá Navarro, se acuerda por mayoría absoluta la adquisición de un cristo por parte de esta Cofradía. También se acordó denominar a esta nueva imagen como “Cristo del Buen Morir”. La talla está realizada por el escultor cordobés don Miguel Arjona Navarro y llegó a la ermita de la Soledad el día 7 de abril de 1990, sábado de pasión. Ese año se le realizó un Vía Crucis el Miércoles Santo desde la Parroquia de El Salvador hasta la Parroquia de San José Obrero, y procesionó el Viernes Santo en la procesión general; en 1991 no salió el Miércoles Santo, sino que procesionó el Viernes Santo a las 3 de la tarde y de nuevo en la procesión general; pero a partir del año siguiente empezó a procesionar sólo el Miércoles Santo y actualmente procesiona solo ese día, aunque se le viene realizando también desde el año 2001 un Vía Crucis el viernes posterior al Miércoles de Ceniza. En sus primeros años el Cristo procesionaba en posición vertical pero al empezar a salir el Miércoles Santo empezó a salir tumbado, simulando un vía-crucis, hasta su restauración y a partir de ahí volvió a salir en posición vertical. 




En la Semana Santa de 1992 se estrena una nueva Cruz de Guía, de enorme belleza, ya que anteriormente se utilizaba una cruz de madera simple. En 1995 la Virgen de los Dolores procesiona por última vez junto al Santo Entierro. En 1996 se adquiere un gallardete nuevo, realizado en Córdoba, que es el que se utiliza en la actualidad, ya que el anterior estaba muy deteriorado después de tantos años. Desde 1991 hasta ese año 1996 la Virgen de los Dolores se alternaba el Jueves Santo con la Virgen de los Siete Cuchillos, pero a partir de 1997 la Virgen de los Dolores ha procesionado todos los Jueves Santo, hasta el año 2011. A partir de 2012, procesiona únicamente el Viernes Santo.


 


En 1999 se restaura la imagen del Cristo del Buen Morir por el mismo escultor que la realizó, se le colocan al trono de madera cuatro hachones, y a partir de ese año el Cristo procesiona de nuevo en posición vertical, como en sus primeros años.


En el año 2000 se cambia la forma de vestir de la Virgen, al estilo sevillano, que perdura hasta 2003. A partir de 2004 vuelve a vestir de manera habitual. También podemos decir que en el 2002 se le sustituyen las manos en posición abierta que hasta ese momento llevaba, por sus manos originales en posición orante.
 
A partir de 2002, en la procesión del Miércoles Santo, los penitentes en lugar de portar velas portan antorchas. En el 2004, la Virgen estrenó nuevo tocado para Semana Santa dejándose el anterior sólo para la Ermita. En el año 2007, se cambian las antorchas que se venían utilizando el Miércoles Santo por antorchas de bastón, para dar más realce a esta procesión. 

Esta Cofradía cuenta con dos tronos para portar las imágenes titulares de la misma: la Virgen de los Dolores procesiona desde el año 1988 en un trono plateado con 8 varales y un palio (aunque éste se venía utilizando desde 1986). El trono fue restaurado en el año 2002 y el palio restaurado en el 2001 y posteriormente en 2010, sustituyéndole la tela del techo. Las bambalinas bordadas en oro sobre terciopelo negro fueron realizadas en el año 2003 por hermanas de esta cofradía. En el año 2006 se restauraron los faldones. El Cristo de la Soledad procesiona en un trono de madera tallada, franqueado por cuatro hachones de madera y ocho varales, que es con el primero que contaba esta Cofradía, adquirido en los años sesenta en Úbeda y con el que se procesionaba hasta el año 1987 a la Virgen de los Dolores. Tras dos años sin uso (1988 y 1989), a partir de 1990 pasa a utilizarse sólo con el Cristo. Después fue restaurado en el año 2006 en Castilla La Mancha: lo barnizaron, se le dio más altura y se le cambiaron los varales y los faldones, aunque los hachones se mantienen. 

La Cofradía tiene un emblema y escudo que consiste en un corazón rojo rodeado con una corona de espinas y atravesado con una espada desde izquierda a derecha. Una de las cosas de las que los cofrades se sienten orgullosos es de poseer una nutrida cuadrilla de costaleros que ronda entre los 90 y 100. En lo que a la junta de gobierno se refiere cuando termina la Semana Santa en la calle empieza el trabajo para ellos y para los que, por cariño a la Cofradía, les echan una mano. Después de una Semana Santa hay un período incluso más complejo que el de la preparación, ya que no sólo hay que desmontar los tronos, sino que también hay que trasladarlos al lugar donde permanecerán todo el año y que desinteresadamente les presta don Juan Ortega Navío; también hay que adecentar la ermita que durante el mes de mayo celebra las flores a Nuestra Señora de los Dolores. 
El 15 de septiembre se celebra la festividad de Ntra. Sra. de los Dolores realizándose un triduo, procesionando a la imagen por la barriada de la Soledad y organizándose la tradicional verbena y velada en su honor. Para la festividad del año 2009 la Virgen estrenó un nuevo manto donado por hermanos de la Cofradía, sustituyendo al anterior que es el que portaba siempre en la Ermita.  

En 2014, la Junta de Gobierno decide que sean las mujeres de la Cofradía las que procesionen portando las andas con Ntra. Sra. de los Dolores en su festividad, naciendo el grupo de anderas en nuestra Cofradía.